Sic et Non

12 de octubre de 2012

¡Por fin debates en Galicia! (Publicado en el periódico Santiagosiete)





Estos días mucho se me ha preguntado acerca de quién ha ganado los debates electorales que las gallegas y gallegos pudimos ver en nuestra televisión pública. Y sin duda alguna, el vencedor ha sido la democracia. Después de décadas sin poder ver un cara a cara, muchos se han sorprendido con los candidatos en estos debates. Han podido ver su capacidad para defender sus propuestas y poner en evidencia al contrario. Algo obvio que por ley debería estar obligado.

Y es que en los Estados Unidos, donde está totalmente asentada esta costumbre, incluso tienen su trascendencia electoral. De hecho, Romney está remontando en las encuestas gracias a su buen hacer en el primer debate norteamericano celebrado hace pocos días.

En el caso de los debates gallegos, es difícil que estos vayan a influir, primero porque nuestra realidad es diferente, y segundo porque considero que los tres candidatos han salido reforzados, si bien Feijoo, es el que mejor ha estado en líneas generales, ha ido bien preparado y documentado para defender sus ideas, y llevaba una estrategia más definida. Y a pesar de que la situación económica y de paro no le ayudaba, supo dar los mensajes que su electorado quería y necesitaba oír. Ha demostrado una vez más, su buena cintura dialéctica, sobre todo con el candidato nacionalista, que fue el que más le puso en apuros.

Pachi Vázquez también sale reforzado, si bien considero que no ganó ninguno de sus dos debates, en el primero sorprendió a muchos, tal vez por su serenidad frente a los nervios iniciales del presidente de la Xunta, y su mayor dominio de las emociones. No se esperaba que fuera a hacerlo bien, y por eso muchos le dieron ganador, al igual que a Romney, por el efecto sorpresa. Esto sin duda le refuerza, pero tan solo entre su electorado. Y en general le ayuda a mejorar el pobre carisma que de él se tenía hasta ahora.

Jorquera también ha sido una sorpresa, pese a su experiencia como diputado en Madrid, se le vio algo nervioso, pero muy convincente en su tono y en sus formas. Con Pachi logró marcar mejor el terreno y que este se adhiriera constantemente a sus propuestas, algo lógico ya que ambos no buscaban la confrontación, y por tanto tampoco asistimos a un debate real propiamente dicho. Con Feijoo, el candidato del BNG permitió que asistiéramos a un gran debate, tenso y dinámico, cuyo resultado muy igualado se debió en parte a que este acabó diciéndole a Feijoo, muchas cosas que la izquierda en general deseaba que alguien le dijera en persona. Su “Good night Sr. Feijoo” pasará a la breve historia de los debates de Galicia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada