Sic et Non

12 de enero de 2014

La retórica del Juez Elpidio




Primera entrada del año en mi blog y me veo escribiendo fruto del azar, animado tras observar un fenómeno de mutación discursiva en una de las figuras mediáticas más destacadas de los últimos meses. Se trata de un hombre que por sí solo se está convirtiendo en noticia, y ayer en el programa La Sexta Noche quedó refrendado. Estoy hablando del juez Elpidio José Silva. 

Y digo que esta entrada es azarosa porque para nada me hubiera planteado escribir hace semanas sobre un juez en este blog dedicado a la comunicación y estrategia política. Pero lo cierto es que en su intervención televisiva observé algo curioso, y es la transformación de una persona en personaje público a través de las palabras, del cambio de discurso, o como dije ayer en Twitter, de la mutación de su retórica.

Vaya por delante, que no es esta una crítica a este juez, pues lo cierto es que por lógica, tiendo a creer más a un juez que a un banquero tan supuestamente corrupto. Todo lo contrario, es un sencillo análisis acerca de su cambio de estrategia.

En estos momentos, muchos ciudadanos piensan que gracias a numerosos jueces, la ya de por sí descontrolada corrupción política al menos encuentra ciertos límites. Son muchos, entre los que me incluyo, que piensan que la democracia y el Estado de derecho pueden encontrar algo de cierta dignidad intacta en el Estado gracias a su labor, en unas circunstancias de intencionada y premeditada escasez de recursos materiales, personales, logísticos y morales desde que existe la democracia en España.

Así pues, Elpidio Silva, vista su batalla legal truncada en el corto plazo, decidió saltar al ruedo mediático y someterse al volátil escrutinio de la opinión pública. Durante las últimas semanas, su discurso era eminentemente técnico, motivado en criterios jurídicos, y también como no, personales. Los sujetos en sus afirmaciones eran siempre los mismos que en el caso Blesa: Miguel Blesa, Bankia-Caja Madrid, tal fiscal, tal magistrado, tales pruebas, tales recursos... Invito por ello, a que vean de nuevo un extracto de la entrevista realizada en el mismo programa hace menos de un mes.



Pues bien, ayer en La Sexta Noche, me bastó escuchar su primer minuto de respuesta a la pregunta del presentador para darme cuenta de que Elpidio Silva ha decidido, tal vez no a corto, pero sí a medio-largo plazo, saltar también al ruedo político. Su retórica ha cambiado, ya no es la de un juez, sino la de un político. Durante toda la entrevista y desde el inicio introdujo recursos, imágenes, cambios de sujetos, figuras retóricas políticas, que hasta el momento no había venido empleando. De repente, el centro de sus afirmaciones empieza a ser los ciudadanos, el Estado de derecho, España... ¿Les suena a algo?

Y para demostrarlo, cojamos sus palabras dichas ayer, y díganme sino se las imaginan en boca de un político.

"Tenemos que pagar intereses por ese rescate que no vamos a poder pagar""

"España como consecuencia de la impunidad de los corruptos se está vendiendo a la baja, se está tirando""

"El país está pagando una prima de riesgo por impunidad, por corrupción no valorada, por inseguridad jurídica, que está haciendo que por ejemplo algunas entidades que se han... de alguna manera intentado reflotar con 9.000 millones de euros se vendan por mil millones""

"Esta venta a la baja del país, esta pérdida de riqueza, la ciudadanía ya no la aguanta, esto es lo grave, que además todo esto está teniendo una consecuencia de falta de confianza, de evidente falta de legitimidad en las instituciones..."

"No estoy dispuesto a que se abuse del poder judicial, a que se pisotee el poder judicial, a que se haga lo que se está haciendo (...)"

"Es un delito que se carga un ícono de la ciudad de Madrid, Un oso con una hucha han desaparecido del mapa. Caja Madrid ya no existe, eso es cargarse una institución de 300 años"

"Es que esto no ha funcionado correctamente, se han saltado todas las alertas de lo que debe ser un Estado democrático y de derecho. Y esto es lo que implica que haya cientos de miles de personas que me apoyan, porque yo debo recordar que no soy jugador de fútbol ni estrella de rock"

Y este cambio de retórica discursiva puede que sea un error. Primero porque sus enemigos le acusarán ahora de oportunista y demagogo con más motivos. Y segundo porque perderá credibilidad ante la ciudadanía a la que busca convencer. Es en calidad de juez como ahora puede ser más convincente, pero no en calidad de una persona ansiosa de realizar carrera política sólo porque se ve en el centro de los focos, y está descubriendo el engañoso poder que ello confiere.

Si realmente Elpidio Silva quiere dedicarse a la política de forma activa o apoyando a alguna plataforma que pudiera emerger en breve, este humilde asesor, le recomienda que primero gane la batalla de la opinión pública como ese juez que ha querido luchar contra la corrupción y al  que el status quo no le ha dejado, en vez del juez que aprovecha la coyuntura para hacer en los medios, carrera política. Todo tiene su tiempo, y su estrategia. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada