Sic et Non

14 de diciembre de 2012

Angel Currás: Serio pero sin carisma (Publicado en el periódico Santiagosiete)







Se acerca el fin de año, y como es menester toca hacer balance de lo acontecido en 2012, esperando eso sí, que la dichosa profecía maya se equivoque, y podamos disfrutar otro año más de nuestra preciosa y tranquila ciudad. Si bien este año, no hemos dejado de estar en el candelero mediático a raíz de los diferentes hechos que nos han llevado a ocupar portadas, incluso en el extranjero. Desde las continuas polémicas durante el breve mandato de Conde Roa, así como su caída en desgracia, pasando por el robo del Códice Calixtino. Hasta ahora con la operación Pokémon que empieza a generar un preocupante efecto de bola de nieve en nuestro Consistorio.

No está siendo por tanto, un año fácil para nuestro alcalde Ángel Currás. Plagado de polémicas desde que fue instaurado alcalde por su partido, pero incluso cuando parecía que las propias divisiones dentro de su equipo de gobierno le complicaban las cosas, la más que probable renuncia de Paula Prado a seguir como concelleira, le ha abonado el camino para su candidatura a una posible reelección.

No obstante, nuestro regidor, debe lidiar con no pocos problemas si quiere ser reelegido. El primero, es que se asocie su etapa de gobierno a una época de crisis política a la que los ciudadanos compostelanos no estábamos acostumbrados. No olvidemos que logra la alcaldía tras el cese-dimisión de su predecesor por un supuesto fraude fiscal que los Tribunales deberán dirimir. Y como decía, ahora nos encontramos con que los jueces también tienen en el punto de mira a funcionarios y concejales del gobierno local.

Las decisiones que vaya tomando en torno a este caso podrán ayudarle a esquivar esta coyuntura, o podrán envolverle en ella. Entre la ciudadanía le es reconocida cierta imagen de coherencia y seriedad. En gran parte debido a su personalidad poco dada a excentricidades, declaraciones fuera de tono, o al excesivo protagonismo. Y es a esa imagen a la que debería aferrarse ahora más que nunca.

No obstante, debe tener cuidado, pues al igual que el ex alcalde Bugallo, este tipo de personalidades suelen ser planas, frías, poco carismáticas, y por tanto no entusiasman. Y cuando se acercan las elecciones, que es cuando en los partidos parecen descubrir a sus candidatos, estas cosas no solo se arreglan con unas gafas llamativas que intenten impregnar algo de vida y color al candidato. ¿Recuerdan a Bugallo y sus gafas rojas en las pasadas elecciones?

El carisma se trabaja los 4 años de legislatura, no un mes antes de las elecciones.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada